jueves, 6 de octubre de 2011

Proyección de “Subida al cielo” en el Ateneo de Zaragoza

Mañana tendrá lugar una nueva proyección del ciclo Cine español y latinoamericano, que con afinado tino coordinada Luis Betrán en el Ateneo de Zaragoza. En esta ocasión se verá una de las obras mexicanas de Luis Buñuel, Subida al cielo (1951). Os adjunto la presentación que ha escrito el propio Betrán:

“Manuel Altolaguirre, poeta español exiliado en México y amigo de Buñuel desde sus años en la Residencia de Estudiantes de Madrid, había viajado por la costa de Guerrero junto con su esposa María Luisa, una excéntrica dama de la alta sociedad cubana. El viaje había estado lleno de incidentes pintorescos y surrealistas ‘que harían una excelente comedia’. Altolaguirre estaba dispuesto a producir la película -con dinero de su esposa- si Buñuel la dirigía.

Animado por el entusiasmo de su amigo, aunque reticente por la personalidad de María Luisa, Buñuel aceptó el proyecto sin imaginarse lo que vendría después. Como Altolaguirre únicamente aportó la idea original, Buñuel trabajó el guión a sus anchas, con la colaboración del escritor Juan de la Cabada y de Lilia Solano, ‘una chica guerrerense inteligente y simpática, que dio sabor popular a los diálogos’.

Lilia Prado inteligente y simpática, oriunda de Michoacán, se incorporaría al reparto de Subida al cielo sin imaginarse que llegaría a convertirse, junto con Silvia Pinal, en la actriz que Buñuel dirigiría más veces en su carrera. Buñuel se encargaría de eternizar a Lilia Prado en el imaginario colectivo de los mexicanos, gracias a dos imágenes muy semejantes que la muestran subiendo a un transporte público -un autobús y un tranvía- enseñando descaradamente los muslos y exudando una carga sensual que, a medio siglo de distancia, sigue traspasando las pantallas que exhiben Subida al cielo y La ilusión viaja en tranvía (1953). Filmando por primera vez en localizaciones fuera del Distrito Federal, Buñuel tuvo que enfrentarse a un súbito recorte presupuestal y a una serie de absurdas limitaciones que lo obligaron a no filmar el final que tenía previsto y a recortar un buen número de escenas. Una maqueta bastante lamentable construida al vapor, un actor -Esteban Márquez- que lo engañó afirmando que tenía experiencia, un productor excéntrico que se quedó sin el dinero de su mujer y una gran dosis de improvisación contribuyeron a que el rodaje de Subida al cielo fuese uno de los más ricos en anécdotas de toda la carrera de Buñuel. Al final, el azar intervino favorablemente: Subida al cielo obtuvo un premio especial de la crítica internacional del Festival de Cannes de 1952 y se convirtió en una de las cintas favoritas de los admiradores del cine de Luis Buñuel.”

La cita será en el Ateneo de Zaragoza (C/ San Voto, 9), a partir de las 18:30 horas y con entrada libre.

4 comentarios:

Luis Betrán dijo...

Gracias por el anuncio Toni, y vaya foto estupenda que has puesto.

Asi que abra-cines a la memoria de Lilia Prado

Cinegoza dijo...

De nada, como siempre un placer. La foto no podía ser otra.

Abra-cines

David C. dijo...

Causa curiosidad la película.

Cinegoza dijo...

Pues la curiosidad ha de transformarse en un visionado de la película. Es la mejor manera de satisfacer esa inquietud.

Un saludo