miércoles, 5 de octubre de 2011

Exposición “Orígenes del cine en España. La distribuidora aragonesa Cinematográfica Daroca (1918-1936)” en el Palacio de Sástago

Mañana se inaugura oficialmente la exposición Orígenes del cine en España. La distribuidora aragonesa Cinematográfica Daroca (1918-1936), organizada por la Diputación Provincial de Zaragoza. Tiene algo de sueño hecho realidad esta muestra. Resulta fantástico -por mágico- que la familia de un pionero de la exhibición haya conservado tantísimo material como el que se puede ver. A este hecho hay que añadir que alguien lo descubra y lo ponga en valor. Aquí es donde entra en juego Pedro Zapater, quien ya en 2009 daba a conocer la figura de Jesús Daroca y reivindicaba su legado, con el que al menos se podía hacer una exposición y, siendo más ambiciosos, ser la base de un museo del cine -como el anunciado hace unas cuantas legislaturas, aprovechando el Pabellón de España tras la Expo, y que el viento se ha llevado-. Y por fin la exhibición de tales riquezas ha llegado, gracias al impulso de Zapater, la buena predisposición de la familia Daroca y el apoyo de la Diputación Provincial de Zaragoza. Sin lugar a dudas, un sueño hecho realidad. La exposición, que consta de siete apartados que recorren la historia del cine, reúne aparatos de precine, proyectores, películas, archivos, propaganda cinematográfica y hasta una recreación del despacho del propio Jesús Daroca. Os transcribo el texto de presentación difundido:

“Zaragoza participó en los orígenes de la historia del cine en España con la familia Jimeno, pioneros cinematógrafos. Pero es también en los inicios de la exhibición cinematográfica en Aragón cuando aparece protagonista de excepción hasta ahora desconocido. Jesús Daroca Plou, nacido en pueblo zaragozano de Letux en 1895, fue uno de los precursores y difusores del séptimo arte en Aragón y en España. Formado en Barcelona, capital -a principios del siglo XX-, de la industria cinematográfica española, regresó a Zaragoza para fundar, en 1918, la empresa Cinematográfica Daroca. El negocio fue creciendo paulatinamente gracias a la bonanza económica de la paz europea tras el fin de la Primera Guerra Mundial, se especializará en tres tareas: la distribución, venta y alquiler de películas, la exhibición cinematográfica en el medio rural aragonés, y la venta y reparación de todo tipo de aparatos de proyección y de accesorios cinematográficos.

Jesús Daroca llegó a tener un fondo en distribución de más de seiscientas películas mudas y sonoras en los comienzos del cine sonoro siendo además uno de sus pioneros. Distribuyó y tuvo en propiedad filmes españoles tan importantes como las versiones mudas de La Dolores, Nobleza baturra y Gigantes y cabezudos (del realizador zaragozano Florián Rey) amén de los éxitos internacionales del cine europeo y estadounidense de directores como Lang, Griffith, Roussell, Hitchcock, Feyder, etcétera.

Milagrosamente, la empresa Cinematográfica Daroca ha conservado una buena parte de los proyectores, películas, propaganda y archivos pertenecientes a su actividad, a partir de los cuales se puede contemplar la actividad de la firma aragonesa entre sus orígenes y el estallido de la Guerra Civil en 1936.”

Como complemento de la exposición, se ha editado un catálogo de 122 páginas que contiene artículos de los expertos en precine Francisco Boisset y Stella Ibáñez (sobre la colección de linternas mágicas de Cinematográfica Daroca), Pedro Zapater (la biografía del fundador de la empresa, Jesús Daroca Plou) y José Zueco (sobre la exhibición cinematográfica y la cartelera de la empresa Daroca).

Orígenes del cine en España. La distribuidora aragonesa Cinematográfica Daroca (1918-1936) puede verse en el Palacio de Sástago (Coso, 44) de martes a sábado de 11:00 a 14:00 horas y de 18:00 a 21:00 horas y domingos y festivos de 11:00 a 14:00 horas, permaneciendo los lunes cerrada, y con entrada libre, hasta el 27 de noviembre de 2011.

Nota: Más información en el siguiente artículo de Heraldo de Aragón.