viernes, 2 de marzo de 2007

"El crepúsculo de los dioses" en la Filmoteca

Continúa el ciclo dedicado a Billy Wilder en la Filmoteca y este fin de semana nos trae dos joyitas que por mucho que se vean siempre es un placer reencontrase con ellas: Berlín Occidente (A Foreign Affair, 1948) y El crepúsculo de los dioses (Sunset Boulevard, 1950). La primera está ambientada en el Berlín de posguerra y ofrece una imagen nada halagüeña de la situación. Película inclasificable y hoy bastante olvidada dentro de la filmografía del director que conviene recuperar, especialmente en un día como hoy en que se estrena El buen alemán (The Good German, Steven Soderbergh, 2006). La segunda casi no es necesario presentarla. Esta película le proporcionó un nuevo Oscar por el guión (el anterior había sido por Días sin huella, The Lost Weekend, en 1945). Un lúcido y descarnado retrato sobre el mundo del cine. El fracasado guionista Joe Gillis (William Holden) conoce por casualidad a la vieja estrella del cine mudo Norma Desmond (Gloria Swanson) y se convierte en su mantenido. Sueños rotos y disfraces. En ella encontramos diálogos que son auténticas perlas. Por citar solamente uno, este de Cecil B. DeMille haciendo de sí mismo: “Ser adorado y luego olvidado puede resultar intolerable. Una docena de agentes de prensa trabajando a marchas forzadas puede hacer cosas terribles al espíritu humano”. Este post va dedicado a todos aquellos que todavía no han visto estas películas.

Berlín Occidente se pasa hoy a las 18:00 horas y mañana a las 22:00 horas; El crepúsculo de los dioses se proyectará hoy a las 22:00 horas y mañana a las 19:45 horas. Todas las sesiones en la Filmoteca, en el Palacio de los Morlanes (Plaza San Carlos, 4). La entrada cuesta 2 Euros y una vez comenzada la película no se permite el acceso a la sala.

Por otra parte, a las 20:15 horas de hoy y a las 18:00 de mañana, se exhibirá la inédita en Zaragoza Oublier Cheyenne (Valérie Minetto, 2005) dentro del ciclo Vivir juntos.

2 comentarios:

Javier Torres dijo...

Willian Holden compró un automóvil marca Nardi -se fabricaban aquí, en Zaragoza- y vino a recogerlo personalmente.

Toni, enviamé un e-mail, lo tienes en la cabecera de mi blog.

Saludos

Cinegoza dijo...

¡Muchas gracias, Javier! Desconocía esta anécdota. Uno más para la lista de los muchos actores que han pasado por la ciudad. Probablemente se recuerda más el rodaje de "Salomón y la reina de Saba" que, por muchos motivos, fue muy sonado. Quizá un día me anime a empezar una serie sobre las visitas del mundo del cine extranjero a Zaragoza.

Un abrazo