jueves, 27 de marzo de 2008

Otro más

Quizá su aportación al cine no se pueda valorar en la misma medida que otras personas que han ido falleciendo en los últimos meses. Sin embargo, Richard Widmark siempre ha sido un actor que ha despertado mis simpatías. Generalmente sobrio en sus actuaciones, nunca hizo mucho ruido pese a sus cerca de setenta trabajos para el cine y algo más de una docena de interpretaciones para la televisión. Inolvidable como el psicópata Tommy Udo (en la foto) en su debut cinematográfico, de la mano de Henry Hathaway, en El beso de la muerte (Kiss of Death, 1947), su filmografía cuenta con estupendas películas como Cielo amarillo (Yellow Sky, William A. Wellman, 1948), Pánico en las calles (Panic in the Streets, Elia Kazan, 1950), Un rayo de luz (No Way Out, Joseph Leo Mankiewicz, 1950), Manos peligrosas (Pickup on South Street, Samuel Fuller, 1953), Lanza rota (Broken Lance, Edward Dmytryk, 1954), La ley del talión (The Last Wagon, Delmer Daves, 1956) o Dos cabalgan juntos (Two Rode Together, John Ford, 1961), por citar unas pocas de las que se encuentran entre mis favoritas. No es mi intención convertir el blog en un obituario permanente, pero sí quería rendir un último homenaje a este actor que nos dejó el pasado lunes a la edad de 93 años.

2 comentarios:

Victoria dijo...

Mi más sentido homenaje a Comanche Todd. El beso de la muerte 2.

Cinegoza dijo...

Gracias por tu visita y tu homanaje personal a Richard Widmark.

Saludos