sábado, 9 de abril de 2011

Sidney Lumet (1924-2011)

6 comentarios:

Nacho. dijo...

Uno de esos tristes días que nunca deseas que lleguen...

Adiós al gran maestro Lumet.

Luis Betrán dijo...

Un competente artesano de 2ª división de la llamada generación televisiva. En su larga filmografía hay mucho más de mediocre o de rotundamnte infame que de bueno. Films como "La colina", "Un lugar en ninguna parte" o "Antes que el diablo sepa que has muerto" fueron excelentes. Ahora viene el momento de loas, alabanzas y ditirambos a "un grandioso director" cuyo principal pedigree fue su nacionalidad. Era americano ¡¡¡ooohhhh!!!, y por tanto un genio y un "autor". Mi "problema" es que no me creo ni lo uno ni lo otro.

Nacho. dijo...

Hartico del término "2º división"...

Qué empeño por clasificar. No son muchos los directores que han sido capaces de mantenerse durante cincuenta años en activo, y muchos menos los que nos han regalado textos tan imprescindibles como el que Lumet plasma en "Así se hacen las películas".

Respecto a lo de "autor", basta con informarse un poco, para saber que el propio Lumet echaba pestes de ese término. Y creo que sus buenas obras, trascienden al "americanismo", para ser universales. Un competente artesano al que las alabanzas se le han otorgado en vida, por suerte para los que han sabido encontrar en su filmografía a ese gran cineasta.

¡Saludos de cine!

Luis Betrán dijo...

Disculpa Nacho.Pero en el cine, como en todo, hay opiniones. Para tí era un gran maestro. Para mi un competente artesano y, me ratifico, un cineasta de 2ª división. Evidentemente se nota que la mediocre y televisiva "12 hombres sin piedad" (su primer film) revela idéntico "universo autoral" que la última, la estupenda "Antes que el diablo sepa que has muerto". Repasaré, en breve en mi blog "vergerus", la filmografía completa de Lumet que la he visto sin excepción alguna. Yo, que tengo más de 60 años, te aseguro que a Lumet se le tomó en serio cuando comenzó la era (y ya hace años de ello) de la globalización y el "pensamiento cultural único" (el americano por supuesto). Antes, ni siquiera en "Cahiers du cinéma" ni en la sucursal casposa e hispana "Film Ideal", en las que para que una película fuese buena tenía que ser de la "nouvelle vague", de Renoir, de Rossellini y TODAS LAS AMERICANAS de antes de la generación de la TV de los 60 y 70.Solo se toleraba a Arthur Penn, pero no a Lumet, Frankenheimer, Ritt... que recibieron más insultos, juntos y por separado, que alabanzas pueda recibir ahora Sidney. Tan injusta una cosa como la otra. Y, quede claro, solo entiendo las polémicas en los más corteses términos. Además me parece que te conozco fisicamente, si eres, y no me equivoco, amigo del responsable de Cinegoza que lo es tambien, y mucho, mío a pesar de que bien pudiera ser su padre. Es un decir.

No cordiales, sino cordialísimos,saludos.

Nacho. dijo...

Luis, pese a que no nos conocemos, no creo que el cine entienda de edades, aunque respeto (y mucho), a todos los que han revisado minuciosamente obras completas de maestros como Lumet (no puedo decir lo mismo, y hay todavía títulos de él que tengo pendientes). Por supuesto, la edad (no sabía la suya hasta que la ha comentado), sirve mucho para tener una visión más completa sobre el cine (y sobre la vida).

Pero discrepo en que "12 hombres..." sea mediocre y "Antes que el diablo..." sea una de sus obras más rotundas. De hecho, a mi juicio, "Declaradme culpable", me parece que está mucho más cerca del cine que Lumet ha desarrollado en toda su carrera. "12 hombres sin piedad", como "La soga" (la cual también ví que no le causaba entusiasmo), como "La cabina", como "El arca rusa", y como algunas otras películas, es un ejercicio tremendo de estilo, precisión y puesta en escena, como poco se han realizado. Quizá, una de sus obras más complejas y también más completas.

Pero donde hay polémica (en el sano sentido), suele haber cine...¿o era al revés?

¡Saludos de cine!

Cinegoza dijo...

Muchas gracias por vuestro debate, que ha animado inesperadamente el post.

A mi Lumet siempre me ha causado simpatía, tanto por alguna de sus películas como por su persona, aunque ciertamente tiene deslices muy gordos (esa "El mago" y la innecesaria "Gloria") y numerosas obras sencillamente discretas.

Abrazos