domingo, 31 de enero de 2010

Ciclo “Guionistas: Philip Dunne” en el Aula de Cine de la Universidad

Tras el parón del mes de enero regresa la programación del Aula de Cine de la Universidad. Mañana comienza en Huesca y el martes 16 de febrero lo hará en Zaragoza. Como viene siendo habitual desde el curso 2005-2006, febrero se dedica reivindicar la figura del guionista cinematográfico. Este año el protagonista es Philip Dunne, respetado escritor del Hollywood clásico reconocido especialmente por su trabajo como adaptador de obras literarias y la profundidad de sus personajes.

Philip Dunne (Nueva York, 1908-Malibu, California, 1992) nació en un ambiente marcadamente literario. Su padre, Finley Peter Dunne, era un destacado escritor satírico y su madre, Margaret Ives Abbot, era hija de la novelista y crítica literaria Mary Ives Abbott. Tras graduarse en Harvard en 1929, enseguida cogió un tren a Los Ángeles debido a una recomendación médica por padecer sinusitis y a que era en ese lugar donde tenía contactos. Así, en 1930 se instaló en la ciudad con el objetivo de encontrar un empleo, aspiración no precisamente fácil por el reciente Crack del 29. Gracias a una carta de recomendación, logró entrar en la productora Fox Film Corporation como lector de guiones. Sin embargo, poco después se quedó sin trabajo. Un golpe de suerte le permitió entrar de nuevo en el mundo del cine en 1931, esta vez como ayudante de guionista. Tras varias colaboraciones en diversas compañías, le llegó su gran oportunidad en 1934 cuando firmó su primer trabajo ya como guionista: El conde de Montecristo (The Count of Monte Cristo, Rowland V. Lee).

En 1937 ingresó en la 20th Century Fox comenzando entonces una larga y fructífera carrera en el estudio, en el que prácticamente permaneció toda su vida profesional. En su seno realizó, entre otros, los guiones de Suez (Suez, Allan Dwan, 1938), El explorador perdido (Stanley and Livingstone, Henry King y Otto Brower, 1939), Vinieron las lluvias (The Rains Came, Clarence Brown, 1939), ¡Qué verde era mi valle! (How Green Was My Valley, John Ford, 1941), El hijo de la furia (Son of Fury: The Story of Benjamin Blake, John Cromwell, 1942), El universo de George Apley (The Late George Apley, Joseph Leo Mankiewicz, 1947), El fantasma y la Sra. Muir (The Ghost and Mrs. Muir, Joseph Leo Mankiewicz, 1947), Ambiciosa (Forever Amber, Otto Preminger, 1947), Pinky (Pinky, Elia Kazan, 1949), David y Bathsheba (David and Bathsheba, Henry King, 1951), La mujer pirata (Anne of the Indies, Jacques Tourneur, 1951), Martín el gaucho (Way of a Gaucho, Jacques Tourneur, 1952), La túnica sagrada (The Robe, Henry Koster, 1953), Demetrius y los gladiadores (Demetrius and the Gladiators, Delmer Daves, 1954) o Sinuhé el egipcio (The Egyptian, Michael Curtiz, 1954).

Entre 1942 y 1945, trabajó como jefe de producción de la oficina de cinematografía de Estados Unidos para el Departamento de Información de Guerra del gobierno norteamericano, donde produjo el corto documental The Town (Josef von Sternberg, 1944). Activista político liberal, promovió durante la caza de brujas el Comité por la Primera Enmienda, que fundó en 1947 junto a John Huston y William Wyler para protestar contra las acciones del Comité de Actividades Antiamericanas que perseguía el comunismo y atentaba contra las libertades democráticas.

En 1955, sin dejar de escribir guiones, debutó como director, faceta en la que se llegó a encargar de una decena de títulos hasta 1965. Ese año cambió a la Universal para desempeñar tareas similares, aunque progresivamente abandonó la profesión. En 1972 se retiró definitivamente con la excusa de cuidar a su mujer, la ex actriz Amanda Duff (1914-2006), convaleciente de una grave enfermedad. Veinte años después, a los 84 años de edad, un cáncer arrebató la vida de Philip Dunne.

Nunca ganó el Oscar, al que fue candidato por sus libretos para ¡Qué verde era mi valle! y David y Bathsheba, pero el Sindicato de Escritores, del que fue vicepresidente entre 1938 y 1940, le concedió en 1962 el más importante galardón que otorga: el Premio Laurel por su trayectoria. El homenaje del Aula de Cine es esta retrospectiva que sin duda merece.

Las sesiones en Huesca serán en la Facultad Ciencias Humanas y de la Educación (C/ Valentín Carderera, 4), a partir de las 19:00 horas y en Zaragoza tendrán lugar en el C.M.U. Pedro Cerbuna (C/ Domingo Miral, s/n), a partir de las 19:15 horas. En ambos casos con entrada libre.

El ciclo completo (fechas Zaragoza)
16/02 ¡Qué verde era mi valle! de John Ford. 118 min. 1941, EEUU
17/02 El hijo de la furia de John Cromwell. 98 min. 1942, EEUU
18/02 Ambiciosa de Otto Preminger. 138 min. 1947, EEUU
19/02 El fantasma y la Sra. Muir de Joseph Leo Mankiewicz. 104 min. 1947, EEUU
23/02 Pinky de Elia Kazan. 102 min. 1949, EEUU
24/02 David y Bathsheba de Henry King. 116 min. 1951, EEUU
25/02 La mujer pirata de Jacques Tourneur. 81 min. 1951, EEUU
26/02 El tormento y el éxtasis de Carol Reed. 138 min. 1965, EEUU


Más información sobre las fechas de proyección en Huesca.

2 comentarios:

Agustín dijo...

Buen programa! Hay algunas que todavía no he visto. A ver si, por fin, para cuando lleguen ando un poco más libre y puedo acercarme a alguna proyección.

Cinegoza dijo...

Me alegra que te guste. La verdad es que hay unas cuantas que son apuesta segura y de obligado visionado. A ver si coincidimos alguno de los días que pueda estar.

Un abrazo