jueves, 19 de junio de 2008

“El ojo fragmentado. Espacio Audiovisual Luis Buñuel” en la Expo

Por la información remitida no parece que el cine tenga mucha presencia en la Expo. Una de las pocas propuestas que los visitantes podrán encontrar se va a desarrollar desde esta noche y hasta el próximo domingo. Se llama El ojo fragmentado. Espacio Audiovisual Luis Buñuel y está comisariado por Vicky Calavia. Os dejo con su presentación, pues nadie mejor que ella para comentar lo que el espectador disfrutará.

“Os invitamos a hacer un recorrido breve pero intenso por el mundo onírico y surreal de un gran director de cine, maestro de la imagen más provocadora e irreverente, don Luis Buñuel.

Una obra de su propia producción, Comiendo erizos (Menjant garotes), filmada en Cadaqués en 1930 junto a la familia de Salvador Dalí, inaugura las proyecciones del Programa 1, Imaginario Buñuel, donde además veremos un trabajo de la también realizadora calandina Mercedes Gaspar, Buñuel, seres y enseres en caos, que descompone el inigualable Un perro andaluz a través de una mirada especular muy propia del universo barroco de esta directora. El músico y pintor Luis Eduardo Aute nos ofrece un capítulo de su largometraje de animación Un perro llamado dolor, en concreto el sexto retrato, Cada quien es… en Cadaqués, que recrea en blanco y negro las complejas relaciones de Buñuel, Lorca, Dalí y Gala. Para finalizar este peculiar recorrido, la pieza De golpe, Buñuel, nos sumerge de forma rotunda en ese territorio políticamente incorrecto que es la imaginación de un director nada acomodaticio.

Territorio Buñuel, Programa 2, gira en torno a la tierra natal del creador, Calanda. Mostramos dos visiones dispares pero complementarias del mismo lugar: la obra experimental de Clemente Calvo, Calanda 1968, que conmemora el jocoso encuentro de don Luis en la Semana Santa calandina de ese año con otro insigne terrorista cinematográfico aragonés, Antonio Maenza, y el documental de Juan Luis Buñuel, Calanda, 40 años después, una visión contrastada, emocionada y sorprendida del pueblo actual y el filmado, también por su hijo, cuarenta años atrás.

Una serie de Creadores en torno a Buñuel rinden tributo en distintos formatos y géneros al genio calandino, a través de tres Visiones alrededor de Buñuel, que forman parte de una serie realizada por Antena Aragón en el año 2000 con motivo del centenario del director, y cuyos autores, Daniel Cubillo, Javier Paricio y Germán Roda, reflexionan sobre temas tan cercanos a las obsesiones de Buñuel como La contradicción, La crueldad o La locura, de la mano de destacados artistas aragoneses -el músico Enrique Bunbury, el escritor Javier Sebastián y el pintor Nacho Rodríguez-. Otras piezas que se exhiben en el Programa 3 son la sugestiva vídeo creación de Yago de Mateo, Probóscide, que genera dos mundos atemporales a través de la relación de una bailarina con su espacio físico; el vídeo minuto de Javier Estella, Ella, ficción experimental que narra dramas cotidianos con el trasfondo de los celos, personificados en el personaje de Él, y Un mundo gris, la primera incursión en el mundo del celuloide de los alumnos (con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años) de la Escuela de Cine Un perro andaluz, que nos cuentan en clave reiterativa la vida rutinaria de un joven que vive en un mundo gris. Para quitar el sueño cierra este pase, un collage donde Emilio Casanova recrea los sueños, perversiones y fetichismos del ideario fílmico buñueliano.

Como clausura del ciclo, el espectáculo Ahora sí que muero, personal ceremonia en catorce actos con formato de Víacrucis laico integrado por imágenes, música, danza e interpretación, en torno al imaginario surrealista y único de Luis Buñuel, siendo en suma la composición, descomposición y putrefacción de un cadáver exquisito.”

Todo esto en el Teatro del Balcón de las Artes Escénicas (Pabellón Ebro 3), a partir de las 21:00 horas. Más información entrando aquí.

2 comentarios:

Vicky dijo...

Gracias querido Toni. Hoy hemos tenido una bonita inauguración: en la vorágine que es la expo, se podía respirar buen cine en un oasis de paz en forma de preciosa sala -difícil de encontrar,eso sí- con un equipamiento técnico espectacular, moqueta negra y asientos de terciopelo rojo. Sonido e imagen impecables. Diseño de Oscar Sanmartín exquisito. Y el espíritu de Buñuel convocado para comer erizos. ¿Quién da más?
Si seguimos así, me pido la sala para quedarme a vivir allí!
¿Te apuntas?

Cinegoza dijo...

Olé!!! Que dure lo bonito y las salas para quedarse!!! Hasta el infinito y más allá!!!