domingo, 10 de febrero de 2008

Ciclo “Cine alemán del siglo XXI”

Febrero ha venido cargado de actividades cinematográficas. Ya informé del ciclo dedicado a Waldo Salt, comenzado en Huesca y que en Zaragoza lo hará el próximo miércoles, o del ya clásico por estas fechas Una mirada a otras culturas. Mañana le toca el turno a Cine alemán del siglo XXI, una propuesta de la Asociación Aragonesa de Germanistas y Profesores de Alemán en colaboración con el Aula de Cine de la Universidad. Os dejo la presentación de Daniel F. Hübner y os invito especialmente a no perderos Contra la pared (Gegen die Wand, 2004), uno de los títulos que conforman el ciclo, y la charla introductoria a cargo de Luis Betrán, que tendrá lugar el primer día.

“La breve historia del cine alemán del siglo XXI es, en primer lugar, la crónica de un éxito, cuyo signo más visible lo constituyen los dos Oscar a la mejor película en habla no inglesa obtenidos en 2002 por En un lugar de África (Nirgendwo in Afrika, 2001), de Caroline Link, y el año pasado por La vida de los otros (Das Leben der Anderen, 2006), de Florian Henckel von Donnersmarck, que se suman a la única estatuilla anterior de Alemania, la lograda en 1980 por El tambor de hojalata (Die Blechtrommel, 1979) de Volker Schlöndorff. El creciente interés por este cine se manifiesta también en el propio país, pues el cine producido en Alemania ha superado por primera vez en 2006 la cuota del 25% de espectadores, superando así el 18% de cuota media desde el 2000 hasta ese año. La responsabilidad de este éxito de público corresponde, sobre todo, a pastiches cómicos como la parodia de la novelas del oeste de Karl May El tesoro de Manitu (Der Schuh des Manitu, Michael Herbig, 2001), con más de 11 millones de espectadores, y a las películas dirigidas al público infantil y juvenil. Pero también obras de mayor ambición cinematográfica, como la comedia Good bye, Lenin! (Good Bye Lenin!) de Wolfgang Becker, el melodrama La masai blanca (Die Weisse Massai) de Hermine Huntgeburth o la coproducción internacional El perfume (Perfume: The Story of a Murderer) de Tom Tykwer han encabezado las listas de películas alemanas en 2003, 2005 y 2006 respectivamente.

Indagar en las razones de este auge del reciente cine alemán excedería el marco de esta presentación, pues la variedad temática y estética parece ser consustancial al mismo. No obstante, puede afirmarse que son las películas de carácter histórico, sobre todo las centradas en el Nacionalsocialismo, como El hundimiento (Der Untergang, Oliver Hirschbiegel, 2004), Napola (Napola - Elite für den Führer, Dennis Gansel, 2004) o Sophie Scholl – Los últimos días (Sophie Scholl - Die letzten Tage, Marc Rothemund, 2005), así como las que se ocupan de la antigua RDA y la reunificación, como Berlin is in Germany (Hannes Stöhr, 2001), Good bye, Lenin! o La vida de los otros, las que constituyen el núcleo temático más relevante. Aunque también otros momentos históricos han tenido presencia, como la Alemania del Mundial de fútbol del 54 que nos muestra Sönke Wortmann en El milagro de Berna (Das Wunder von Bern, 2003), han sido sobre todo las primeras las que han traspasado las fronteras alemanas, reabriendo además debates sobre cuestiones como los riesgos de banalización del mal o los límites del tratamiento ficcional de la verdad histórica en el cine.

Otra de las tendencias destacadas la conforma el conjunto de títulos que abordan las cuestiones sociales y las relaciones interpersonales desde una perspectiva intercultural. Sin embargo, la experiencia del desarraigo y de la confrontación con una cultura o una concepción de vida diferentes, así como de los posibles puntos de encuentro, no es exclusiva de las películas urbanas sobre la comunidad turco-alemana del director Fatih Akin que de inmediato nos vienen a la mente. Estas mismas experiencias pueden analizarse en narraciones fílmicas muy distintas, como las de Caroline Link o Hermine Huntgeburth, protagonizadas por familias de origen alemán o suizo, que se desarrollan ante el vasto paisaje africano; o, reconduciéndolas a un ámbito más íntimo, en esa confrontación emocional y generacional que la anciana carcelera y la joven reclusa de Cuatro minutos (Vier Minuten, 2006) de Chris Kraus convierten en un magnífico duelo de interpretaciones.

Las películas que aquí se presentan constituyen, en definitiva, un botón de muestra de un panorama mucho más amplio y heterogéneo. Su interés radica en que nos permiten analizar la contribución del reciente cine alemán al desarrollo del género cinematográfico en este nuevo siglo, pero también a la difusión de la cultura, de la historia pasada y de la actualidad presente y, no en última instancia, de la visión del mundo de los autores de este país. En este sentido, queremos concluir manifestando desde la Asociación Aragonesa de Germanistas y Profesores de Alemán nuestro agradecimiento al Aula de Cine de la Universidad de Zaragoza por la posibilidad que nos brinda de ofrecer al público, a través de estas películas, una nueva mirada sobre y desde la realidad alemana.”

Todas las proyecciones serán en el Salón de Actos de la Biblioteca María Moliner de la Universidad de Zaragoza, a partir de las 19:00 horas y con entrada libre.

El ciclo completo:
11/02
Berlin is in Germany de Hannes Stöhr. 93 min. 2001, Alemania
18/02
En un lugar de África de Caroline Link. 140 min. 2001, Alemania
19/02
El milagro de Berna de Sönke Wortmann. 118 min. 2003, Alemania
26/02
Contra la pared de Fatih Akin. 117 min. 2004, Alemania-Turquía
04/03
Cuatro minutos de Chris Kraus. 110 min. 2006, Alemania

3 comentarios:

Jorge dijo...

Qué lástima que el criterio de selección de los germanofilos sea tan pobre y solo busque entre los más mediáticos y taquilleros. Schade!
Jorge

Teresa dijo...

genial la película me (nos) encantó ;)

Cinegoza dijo...

Me alegro mucho, Teresa. Ya me comentaron que al final de la proyección hubo aplausos. Sin lugar a dudas, es mi película favorita del ciclo y es agradable saber que a la gente que la ve por vez primera también le gusta.

Besos