miércoles, 31 de diciembre de 2008

Feliz 2009

El pasado día 11 el director portugués Manoel de Oliveira cumplió 100 años. Esto podría ser un detalle anecdótico, al fin y al cabo siempre hay personas que rebasan en aceptables condiciones esa edad. Lo que hace este hecho extraordinario es que Oliveira sigue filmando películas desde que inició su andadura en el cine en 1931 con Douro, Faina Fluvial. Ahora mismo tiene un título en postproducción y otro en preproducción. Precisamente por esto quería dejar como último post de 2008 esta noticia que me sirve para desearos un feliz 2009: ahora más que nunca, luchad por lo imposible.

Nota: Mención especial también para Sidney Lumet, quien a sus 83 años firmaba la potente y lúcida Antes que el diablo sepa que has muerto (ya se encuentra preparando un nuevo filme), y para el insobornable Eric Rohmer que con 87 primaveras realizaba su última película hasta la fecha, El romance de Astrea y Celadón. ¡Vivan los abuelos guerreros!

3 comentarios:

Nacho. dijo...

Lumet nos ha regalado una de las mejores películas del pasado año, pero no nos olvidemos también de Clint Eastwood, que a pesar de no ser todavía octogenario, sigue demostrando película a película, con sus 79 añazos, que es uno de los directores más en forma de EEUU. A las pruebas de "El intercambio" me remito.

¡Que aguanten muchos años más!

39escalones dijo...

Feliz 2009. Hombre, pretender que Oliveira aguante muchos años más... Pero que al menos su cine se siga viendo muchos años más, que me temo que no.
Saludos.

Cinegoza dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Nacho, nadie se olvida de Clint Eastwood (salvo algún despistado) pero me lo quería reservar, ya que de lo contrario tendría que haber empezado a hacer una lista de "abueletes cañeros" (por ejemplo el japonés Kaneto Shindo que en abril cumplirá 97 años y su última obra es del año pasado; lo malo es que no vemos lo que hace para poder opinar). Por cierto, si te gustó "El intercambio" espera a ver "Gran Torino". ¡Y ya se encuentra preparando nueva peli!

Alfredo, Oliveira lleva camino de "morir con las botas puestas". Lo de se vean más sus películas es un buen deseo al que me uno (más allá de que la cruda realidad suela acabar imponiéndose siempre).

¡Feliz año!